Un hombre canadiense viajaba a Estados Unidos en auto. Al llegar a la frontera, se dio cuenta que no había llevado el pasaporte, pero que tenía una copia en su iPad y decidió mostrarla antes que volverse a su casa. Y se lo aceptaron. “Cuando expliqué mi historia al agente estadounidense, me miró de forma indiferente. Era bastante serio”, contó a un diario local.
La historia fue protagonizada por Martin Reisch, quien viajaba desde Montreal, donde vive, hacia el estado de Vermont a visitar a unos amigos.
El policía en lugar de impedir su ingreso al país, tomó la tablet y verificó los datos del joven permitiendo el acceso.
“Supongo que me buscó la computadora y vio que no soy un criminal ni un terrorista”, añadió el protagonista. “Espero que la principal consecuencia de esto sea que se convierta en un catalizador para cambiar las reglas”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Twitter Users
Enter your personal information in the form or sign in with your Twitter account by clicking the button below.

Twitter Tweet This