Rodney Ginn, un californiano común y corriente ingresó a su casa, y encontró a un Oso en el living de su casa.  Rodney llegó por fin a casa después de su jornada de trabajo, cuando se aproximaba a la cocina descubrió que, lejos de encontrar a su compañero de piso saqueando el frigorífico, adueñándose del territorio estaban una osa y sus crías. Desde ese instante, la osa y Rodney comenzaron una persecución por las escalares que este último grabó como pudo, entre suspiros, temblores y gritos de pánico. El animal le siguió escaleras arriba, acorralándolo de no ser porque en última instancia Rodney pudo abrir la habitación de la planta superior y encerrarse en ella. “¡Hay un oso en casa!” le gritó a su compañero de piso, que se encontraba dentro y hasta el momento no se había enterado de nada por increíble que pareciese. Tras instantes de terror sin saber si el oso seguiría esperando tras la puerta, finalmente se armaron de valor para a abrir y asomarse a comprobar que, por fortuna, el mamífero se había ido.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Twitter Users
Enter your personal information in the form or sign in with your Twitter account by clicking the button below.

Twitter Tweet This