Un matrimonio francés tiene como “hija adoptiva” a una gorila

Pierre y Elianne Thivillon crían a una gorila, Digit, de 129 kilos, que duerme con ellos por las noches luego de pasar todo el día en la jaula del zoológico.
Los Thivillon son administradores del zoo Saint Martin la Plaine, cerca de la ciudad francesa de Lyon. Decidieron quedarse con la gorila cuando su madre la rechazó y se negó a alimentarla al nacer, hace ya 13 años. Ya tenían cierta experiencia en criar gorilas por haber pasado una temporada con otro que tuvieron que devolver al zoo porque se volvió agresivo.
Pierre, de 68 años, está encantado y dice que la relación con el animal es fantástica. “Eso sí, tiene un peaje en cuanto a vida social, como un niño. No podemos salir a cenar o ir al cine, pero estamos felices”.
A Digit le encanta jugar en la cama de la pareja, y recibir mimos de sus padres adoptivos. Los responsables del zoo aseguran que están sorprendidos por la relación establecida entre la gorila y el matrimonio, y el buen comportamiento del animal.
Sin embargo, el matrimonio comenzó a preocuparse qué pasará con la gorila cuando a ellos les pase algo. O ya no estén. “No se trata de un perrito que lo podés dejar con tu vecino”, dicen.

Deja un comentario