Gastó fortunas por aumentar el tamaño de su cola y está arrepentida

Una mujer que vive en la ciudad norteamericana de Detroit se obsesionó tanto con el tamaño de su cola que gastó fortunas por agrandársela en el mercado negro donde le inyectaron siliconas no permitidas. “He sido una tonta” confesó Vanity Wonder en This Morning. Esta mujer de 30 años y dos hijos, escribió un libro -Shot Girl- donde contó su obsesión que le llevó 15 mil dólares.
Según cuenta en su libro, todo comenzó cuando trabajaba como bailarina. La competencia con las otras mujeres fue el motivo que le hizo gastar tanto dinero y aumentar en forma exagerada de sus glúteos. “La primera vez que fui para inyectarme no sabía qué utilizaban. Me dijeron que era aceite de soja, pero después de hacer mi investigación, yo no le creo”.
Vanity admitió que no está contenta con su tamaño, que tuvo que aprender a vivir con ello ya que la cirugía para reducirlo sería demasiado arriesgada. “La verdad es que me gustaría tener un trasero más pequeño, me gustaría tener un tamaño menor, es difícil ir de compras, pero estoy feliz porque que aún estoy viva”.
Pero no fue precisamente el peligro de muerte lo que le hizo detener su obsesión sino el hecho de que la cárcel y el estar separada de sus niñas le rondara por haber trabajado como auxiliar de un médico en el mercado negro de la cosmética.

Deja un comentario