Desde hace 20 años vive desnudo y se alimenta de insectos en una isla perdida

Masafumi Nagasaki, un anciano de 76 años, decidió estar como Dios lo trajo al mundo desde que es el único habitante de una isla perdida. “No hago lo que la sociedad me dice, sino que sigo las reglas de la naturaleza”, aseguró el hombre que se alimenta con insectos.
Elanciano japonés hizo de una inhóspita isla su lugar en el mundo: Sotobanari, un lugar no dominado por el hombre, sin una gota de agua y donde los pescadores rara vez paran. Masafumi Nagasaki vive allí desde hace 20 años, desnudo, luego de trabajar como fotógrafo de espectáculos.
Completamente desnudo afronta el azote de los tifones y se alimenta de insectos. La piel de Nagasaki es cuero curtido por dos décadas de sol directo de la isla, en la tropical prefectura japonesa de Okinawa.
El comienzo de su aventura fue duro. Un tifón se llevó su pequeña tienda y perdió lo poco que tenía. Sin embargo, se dio cuenta que podía vivir tranquilamente sin ponerse ropa. No iba a estar fuera de lugar. Y así vive. Sólo se viste una vez a la semama, cuando sube a un bote y compra comida y agua con la plata que le envía su famila.
El resto de los días está sujeto a un estricto horario autoimpuesto: estiramientos en la playa, preparar la comida y limpiar su tienda antes de que la luz se vaya y aparezcan los insectos.
“No es la vida más sana pero encontrar un lugar donde morir es importante, y yo he decidido que este es el lugar para mí”.

Fuente: Agencias

Deja un comentario