Las tetas más grandes del mundo sin siliconas


Cada uno de sus pechos pesa 25 kilos y según ella, su busto aumentó cada vez que menstruaba. La mujer, Annie Hawkinks, una norteamericana de 49 años, entró en el Guinness de los Records por tener el busto más grande del mundo ¡y sin silicona!. Sus corpiños son hechos a medida ya que su “talle” no existe: equivaldría a 250. “Es un tercio de mi peso corporal y pesa más que Nicole Richie o Victoria Beckham”, calcula ella misma. Sus atributos porque son su principal fuente de ingresos. tiene una página web erótica con la que consigue embolsar unos 145.000 euros anuales. Sin embargo, Annie vivió un verdadero infierno durante su infancia: “A los nueve años pesaba 45 kilos y ya tenía una talla 95 de corpiño”.

Deja un comentario